ACOMPAÑAMIENTO

¿Quien soy?
Mi nombre es Mónica Vidal Gutiérrez, soy autista y madre de dos adolescentes posiblemente neurodivergentes ambos. Mi profesión es ingeniera de sistemas. Unos años después del nacimiento de mis hijos mi pasión fue la crianza consciente, una pasión a la que dediqué muchas horas de mis días. En esa pasión me dí cuenta que necesitaba trabajar en mí misma para poder acompañar mis hijos y me formé como Gestaltista. En una crisis que tuve a finales de 2014 y conociendo el diagnóstico de mi hijo mayor en 2008 empecé a darme cuenta que soy autista y a apasionarme por el paradigma de la neurodiversidad y el modelo social de la discapacidad. Estas son hoy mis más grandes pasiones a las que dedico muchas horas cada día. Mis otras pasiones son Río Abierto y Gestalt Trascendente.
Cuando hablo de autismo hablo del autismo como una categoría que incluye subdiagnósticos como Asperger, aunque no use ese diagnóstico para definirme. Cuando hablo de autistas en lugar de personas con autismo es porque prefiero, al igual que la mayoría de autistas que conozco, el lenguaje de la identidad primero al lenguaje llamado “persona primero”.
¿Qué hago?
Desde mis pasiones acompaño a otras personas a explorar el autismo desde esta manera tan distinta a la que nos enseña el modelo médico.
Las personas que acompaño pueden ser autistas, tutores (padres, madres y otros cuidadores), terapeutas y maestros de autistas o personas interesadas en esta mirada. Estoy abierta a explorar en conjunto otras neurodivergencias y por qué no, otras divergencias.
Trabajo con adultos.

Estoy abierta a trabajar por chat o mensajería instantánea.

En este acompañamiento busco:
  • Trabajar desde la aceptación. He descubierto en mí que mis cambios profundos han llegado desde la aceptación de quien soy y no desde un esfuerzo por cambiar.
  • Desafiar el valor de la normalidad y el afán normalizador de las terapias, la crianza y la educación.
  • Redefinir y redescubrir el autismo con otra mirada más empática y menos correctiva.
  • Cuestionar y replantear conceptos como la empatía, la teoría de la mente, las diferencias sensoriales para evidenciarlas como una relación entre autistas y no autistas en lugar de definirlas como «carencias» del autismo. Acá invito a que las personas autistas no lleven toda la carga de acomodar a no autistas.
  • Que se pierda el miedo al autismo en todo su espectro. Si me es posible, traducir a la visión autista los rasgos autistas considerados negativos.
  • Acompañar los miedos que suelen existir en relación con el diagnóstico. Acompaño a mirarlos, cuestionarlos y revisar si se basan en realidades o en imaginarios o creencias.
  • Acompañar a que revisemos los obstáculos que no permiten ver a la persona autista en su esencia. Que se recupere la visión de quien ya es esa persona en lugar de quien en teoría debería ser.
¿Qué no hago?
No soy psicóloga, no hago trabajo de psicología.
No hago diagnósticos.
Por el momento no trabajo con niños ni adolescentes.
No doy consejos, trato de limitarme a mostrar la perspectiva autista en alguna situación.
Con mi acompañamiento las personas autistas no serán ni parecerán menos autistas. Quizás pase todo lo contrario y sinceramente considero que es lo más sano para la persona autista recuperar quien realmente es.
¿Qué formatos trabajo?
Trabajo de manera presencial en el norte de Bogotá y por Skype en el resto del mundo. Puedo trabajar en español/castellano o en inglés.
Los pagos se pueden realizar de manera presencial en consultorio, deposito en cuenta de ahorros en Colombia o Pay Pal.