Tristeza…. Pureza….

Me siento triste…. Y estoy bien… No es como tantas veces que me preguntan ¿Cómo estás? Y respondo de boca para afuera “Bien” seguido con una aclaración de boca para adentro “…es un decir”.
Porque es tristeza pura… Tristeza del corazón, sin mente. No hay sufrimiento, sólo tristeza…
Tendría sufrimiento si creyera que las cosas deberían ser distintas…
Tendría sufrimiento si la culpa me habitara y pensara “debí haber hecho esto o aquello”.
Tendría sufrimiento si estuviera buscando explicación, sentido.
Tendría sufrimiento si necesitara buscar consuelo, si creyera que lo debo superar….
Y no…. No estoy sufriendo…. Estoy triste… Puramente triste… De esa tristeza que no se quita con racionalización. De esa tristeza que sólo se puede dejar estar…

Y algunos me tratan de explicar…
Y algunos me tratan de distraer…
Y algunos me tratan de consolar…

Y yo necesito mis lágrimas, necesito mi espacio, necesito mi duelo… Necesito estar con mi tristeza pura… Acompañarla… Acompañarme a mí en ella…

Por suerte muchos entienden… Y, como nunca, me he sentido acompañada… Lo agradezco profundamente…

Otros no entienden… Quieren que mi tristeza acabe… Los entiendo… Les agradezco la intención… Quieren que yo haga con mi tristeza lo que ellos hacen con su tristeza… Racionalizarla, distraerla, esconderla, odiarla, rechazarla, reprimirla… Es lo culturalmente aceptado con estas emociones incómodas… Es lo normal… Juzgar a la tristeza como la mala que hay que evitar… Es lo que esperan que yo haga…
Y mi tristeza no es mala… Mi tristeza no sufre… Mi tristeza es pura…
Aunque hay un deseo de que las cosas hubieran sido diferentes, no hay apego en ese deseo…
Hay aceptación de lo que pudo ser y no fue….
Hay aceptación de que en tantas cosas no tengo el control… Y está bien para mí que sea así….
Hay aceptación de que no entiendo todo… Y está bien para mí…
Hay aceptación de mi emoción pura como es…. Aceptación que esta emoción pueda quedarse para siempre… Y acompañar a otras tantas…

Y estoy triste, puramente triste…

Estoy triste, porque dos vidas, mis gemelos, llegaron a mí vientre por unas pocas semanas, y se fueron…

image

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s